Política EE. UU.

BRUTALIDAD POLICÍACA

Nuevo hito nefasto: más de 10.000 manifestantes arrestados en Estados Unidos

El Departamento de Policía de Nueva York arrestó violentamente anoche a cientos de manifestantes en el distrito del Bronx en la ciudad de Nueva York, sólo minutos después del toque de queda impuesto a las 8 p. M.

Viernes 5 de junio | 20:09

Estos manifestantes habían marchado pacíficamente contra la brutalidad policial durante horas, sin incidentes. Pero tan pronto como el toque de queda entró en vigencia, el NYPD (Departamento de Policía de Nueva York) los acorraló, los arrestó en masa y los llevó a las cárceles de la ciudad. Si bien algunos fueron liberados temprano esta mañana, muchos aún están bajo custodia gracias a que hay una gran cantidad de casos pendientes en espera de ser procesados por los arrestos del día anterior. Más de 300 personas fueron arrestadas en sólo una noche.

Estos manifestantes están recluidos en celdas estrechas, donde el distanciamiento social es imposible, y muchos son retenidos punitivamente a veces durante días antes de ser procesados. Esto significa que es probable que muchos dejen la detención con una sentencia de muerte simplemente por protestar. Si bien la mayoría de los manifestantes han sido acusados de violaciones al toque de queda, muchos enfrentan cargos falsos de conducta desordenada, resistencia al arresto, reunión ilegal y asalto a un oficial de policía. La idea de que estos manifestantes, quienes han sido brutalmente atacados por la policía serían acusados de asalto por defenderse a sí mismos es indignante y muestra la injusticia esencial de nuestro así llamado sistema de justicia.

La ciudad de Nueva York ha tomado una línea cada vez más dura contra los manifestantes en un intento por aplastar las marchas, pero estos incidentes también se han repetido casi todas las noches en todo el país. El lunes, más de 300 personas fueron arrestadas en Washington DC, el martes, 127 manifestantes fueron arrestados en Detroit, y hasta el jueves más de 3,000 manifestantes habían sido arrestados en Los Ángeles y 1,500 en Chicago. Hasta esta mañana, se informa que el número total de manifestantes que han sido arrestados en todo el país desde que comenzaron los levantamientos ahora supera los 10.000. Y estos son sólo los números que los reporteros han podido documentar hasta ahora. Tales arrestos masivos de manifestantes no se han visto en los EE. UU. Desde los levantamientos de Los Ángeles en 1992, en los que 11,000 personas fueron arrestadas en protestas en todo el país.

Este nuevo hito nefasto sólo revela aún más la naturaleza opresiva de la policía y el Estado, ninguno de los cuales tiene algún interés más allá de la perpetuación de la explotación capitalista bajo condiciones estables de consentimiento forzado. Y es imperativo que los trabajadores de todas partes rechacen estas tácticas autoritarias y exijan la liberación de todos los presos políticos sin cargos. Es obvio que los toques de queda que se han impuesto en Nueva York y otras ciudades son poco más que una trampa para apartar y castigar a las capas más militantes del movimiento, que cada día se vuelve más y más radicalizado. La policía de Nueva York y otras fuerzas policiales en todo el país creen que la amenaza de violencia y arresto será suficiente para socavar y cerrar estas protestas pero, como hemos visto, dondequiera que se ha utilizado este enfoque, tales tácticas solo han alentado a los manifestantes y se ha aumentado el número de personas que toman las calles.

Al mismo tiempo que están tomando medidas enérgicas contra las infracciones del toque de queda, los alcaldes de todo el país también han estado ofreciendo concesiones. En Minneapolis, por ejemplo, el Concejo Municipal está considerando medidas para disolver la fuerza policial, y en Los Ángeles, el Alcalde Eric Garcetti ha acordado recortar el presupuesto de LAPD (Departamento de Policia de Los Angeles) en más de 100 millones de dólares en respuesta a las protestas. Esta cifra es, por supuesto, demasiado pequeña teniendo en cuenta que el presupuesto de LAPD propuesto para 2021 supera los 1,500 millones. Y, por supuesto, es el colmo de la hipocresía pretender que tales recortes están destinados a reducir la violencia policial y no simplemente equilibrar el presupuesto de la ciudad en un momento de crisis económica e incertidumbre.

Pero estas respuestas, que otros alcaldes y ayuntamientos también han adoptado, demuestra que el Estado tiene miedo y está dispuesto a usar todo el arsenal de zanahorias y garrotes para calmar los disturbios y, finalmente, forzar la reapertura de la economía. Esto muestra que las protestas militantes y disruptivas pueden ganar reclamos.

Si bien es probable que proliferen las medidas represivas, incluidas más detenciones masivas de manifestantes pacíficos en las próximas semanas y meses, aún está por verse cómo responderá el movimiento. Sin embargo, parece posible que las consecuencias de la pandemia de coronavirus y el colapso económico solo agreguen fuego a estas protestas. Sólo esta semana, casi dos millones de estadounidenses más solicitaron desempleo, y son millones los que aún no han recibido los beneficios que solicitaron hace semanas.

Es sólo cuestión de tiempo antes de que los llamados a la justicia racial en las calles crezcan para incluir llamados a un cambio económico y social más amplio que incluya el empleo y la abolición de la policía. De todos modos, parece claro que los manifestantes, al menos a corto plazo, no tienen intenciones de retroceder.

Este artículo se publicó en la página de Left Voice de Estados Unidos, que es parte de la red internacional La Izquierda Diario, del cual ofrecemos su traducción.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.







Temas relacionados

Política EE. UU.   /    Minneapolis   /    Protestas en Estados Unidos   /    Brutalidad policial   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO